Blues

El blues es una forma musical muy típica en el jazz y en otros géneros musicales. De hecho, podríamos decir que prácticamente todos los estilos de música “moderna” (jazz, rock and roll, pop, etc.) derivan en parte del blues.

El blues tiene unas características armónicas y melódicas propias. Se estructura en tres frases o motivos melódicos (A A’ B): una frase, variación de esta frase y, finalmente, una “conclusión” o frase diferente.

Desde principios del siglo XX, aproximadamente, el ciclo o coro básico del blues queda establecido en tres frases de cuatro compases cada una, en total, doce compases, medidos en 4/4. Existen variaciones de esta forma básica, pero ésta es la más habitual.

Armónicamente, el blues se compone de los acordes más sencillos de la escala mayor: el acorde de ténica (grado I), el subdominante (grado IV) y el dominante (grado V). Esta progresión, en su forma más básica es así:

| I | I | I | I | | IV | IV | I | I | | V | IV | I | I |

Una de las variaciones más habituales es la siguiente:

| I | IV | I | I | | IV | IV | I | I | | V | IV | I | V |

La peculiaridad o característica más típica del blues es que todos los acordes del ciclo básico se tocan como dominantes, esto es, con la 7º menor, y no con la 7º mayor que correspondería en los acordes I y IV (el V sí que tiene normalmente la 7º menor).

Así, en un blues en Fa, los acordes a tocar no serían Fmaj7, Bbmaj7 y C7 (que son los acordes diatónicos de la escala de Fa mayor), sino F7, Bb7 y C7:

Blues en Fa
| F7 | Bb7 | F7 | % | | Bb7 | % | F7 | % | | C7 | Bb7 | F7 | C7 |

Escalas en el blues

De lo anterior se deduce que en el blues no se “pueden” utilizar las escalas diatónicas que corresponden a cada grado, puesto que las notas no son las que hay en los acordes. De hecho, la escala que mejor corresponde a estos acordes de dominante es la mixolidia (ver la sección dedicada a las relaciones escala – acorde).

Melódicamente, la escala que más se utiliza es la llamada “escala de blues”. Es una escala pentatánica menor con un cromatismo entre la cuarta y la quinta. En Do sería:
Do, Mib, Fa, Fa#, Sol, Sib, Do

Pasemos a ver a continuación los aspectos del blues específicos del jazz y nuestro instrumento.

En el jazz la secuencia básica de acordes de blues se suele adornar bastante, incorporando acordes de paso, progresiones II-V, etc. Existen innumerables variaciones sobre el blues básico.

Una variación muy típica en el jazz es la siguiente (blues en FA).

1. | F7 | Bb7 | F7 | Cm7 F7 | 5. | Bb7 | Bdism | F7 | D7 | 9. | Gm7 | C7 | F7 D7 | Gm7 C7 |

En este coro de blues hay bastantes cambios respecto al blues básico.

En el cuarto compás se preparara el acorde IV7 (Bb7) del quinto compás con la progresión II-V correspondiente: Cm7 – F7 – Bb7.
Se introduce un acorde de adorno en el sexto compás, IV#dism (Bdism en el ejemplo).
El compás 8 es un dominante secundario del acorde que viene a continuaci�n.
Los compases 9 y 10 son una progresián II – V que resuelve en el I7 (Fa7).
Los compases 11 y 12 conforman lo que se llama un “turnaround”: un cliché armónico que prepara el inicio del siguiente coro. Este “turnaround” es bastante habitual en jazz: I – VI7 – IIm7 – V7.

Otra variación muy usual es la siguiente (el tema “Straigth, No Chaser” de T. Monk sigue este ciclo):

1. | F7 | Bb7 | F7 | % | 5. | Bb7 | % | F7 | Am7 D7 | 9. | Gm7 | C7 | F7 D7 | Gm7 C7 |

En esta otra progresión no se “prepara” el acorde del 5º compás, ni se introduce el acorde disminuído de adorno en el compás 6. El compás 8 se convierte en un II – V que prepara el compás 9.

Como decíamos antes, en jazz hay muchas variantes de la progresión estándar de blues. También podemos encontrar blues en 3/4 (“waltz blues”), blues en tono menor (los acordes I y IV son menores), blues de 16, 24 o 32 compases, etc. Las posibilidades son muchas.

En los años 40, en la época “be-bop”, un coro de blues podía ser así:

1. | F7 | Bb7 | F7 | F#m7 B7 | 5. | Bb7 | Bm7 Eb7 | Am7 Em7 | Bbm7 Eb7 | 9. | Gm7 | C7 | F7 D7 | Gm7 C7 |

Se introducen progresiones II – V y sustituciones de tritono. También encontramos el llamado “Bird blues”, en honor a C. Parker, el cual, en su tema “Blues for Alice” utilizá una progresión parecida a la siguiente:

1. | Fmaj7 | Em7b5 A7#9 | Dm7 G7 | Cm7 F7 | 5. | Bb7 | Bbm Eb7 | Am D7 | Abm Db7 | 9. | Gm7 | C7 | Am7 D7 | Gm7 C7 |

En este ciclo de blues, lo más llamativo es que el acorde I no es dominante. Es un acorde de séptima mayor.

Un ciclo muy conocido de blues en tono menor es el siguiente:

Blues menor en Do 1. | Cm | % | % | % | 5. | Fm7 | % | Cm | % | 9. | Ab7 | G7 | Cm | % |

El tema “Equinox” de J. Coltrane, por ejemplo, sigue esta progresión.

Los tonos más habituales para tocar blues en jazz son Fa y Sib (son dos tonos muy comodos para los instrumentos de viento, y para los bajistas, también).

En los libros de la serie “Play Along” de Jamey Aebersold tenemos un volumen especialmente dedicado al blues, en el que aparecen bastantes progresiones de blues, tanto las más habituales como otras más “exóticas”. Es el volumen 2, titulado “Nothin’ but Blues”.
El bajo en el blues

Los bajistas de “blues-rock” suelen acompañar tocando un patrón fijo o “riff” en cada acorde y añadiendo alguna variación ocasional. Por ejemplo:

Descargar:
Partitura (imagen PNG) | Partitura (PDF) | MIDI

En el jazz se suele acompañar haciendo “walking bass”, aunque hay algunos blues que también se hace un acompañamiento con “riffs” (por ejemplo, All Blues, de M. Davis)

Decíamos en la anterior página que en el jazz, el bajo acompaña haciendo “walking bass” en un blues. Las notas que se tocan son las que corresponden a cada acorde (ver la sección dedicada a las relaciones escala – acorde).

Se utilizan los recursos habituales para construir un “walking bass”: arpegios, escalas, notas de paso y cromatismos. Vamos a estudiar algunas características típicas del ciclo de acordes de blues que pueden proporcionarnos bastante juego.

Vamos a trabajar sobre la progresión siguiente:

Descargar:
Partitura (imagen PNG) | Partitura (PDF) | MIDI
Cromatismos

Existen bastantes pasos cromáticos en la sucesión de acordes básica de blues. Por ejemplo, entre los compases 1 y 2 (acordes I7 y IV7) tenemos un cromatismo muy “resultón”: la tercera del acorde I7 resuelve en la fundamental del IV7.

Descargar:
Partitura (imagen PNG) | Partitura (PDF) | MIDI

Otros cromatismos destacados son el paso de la séptima del IV a la tercera del I, de la fundamental del I a la tercera del VI7 (compases 7-8), de la tercera del VI7 a la fundamental del IIm7 (compases 8-9), etc. Veamos algunas posibilidades:

Descargar:
Partitura (imagen PNG) | Partitura (PDF) | MIDI

Todos estos pasos cromáticos los conseguimos utilizando únicamente las notas más básicas de los acordes (fundamental, terceras y séptimas). Si empezamos a utilizar el resto de las notas de la escala correspondiente, las posibilidades se amplían mucho.

Hay que señalar que no siempre hay que empezar cada compás con la fundamental del acorde. Como se ve en el ejemplo anterior, la tercera es una buena nota para comenzar un compás, puesto que define el tipo de acorde (mayor o menor) y es una nota muy “familiar” al oído.

También pueden utilizarse notas que no pertenezcan a la escala correspondiente para hacer pasos cromáticos. Este fragmento es bastante típico:

Descargar:
Partitura (imagen PNG) | Partitura (PDF) | MIDI

La nota “extraña” va situada en una parte (armónicamente) débil del compás.
Uniendo escalas

Otro recurso bastante útil es hacer una larga línea uniendo las escalas correspondientes (ver la sección relaciones escala-acorde). Por ejemplo:

Descargar:
Partitura (imagen PNG) | Partitura (PDF) | MIDI

Esto es todo por ahora. Esperamos que esta breve introducción al blues os haya gustado.